¿QUÉ ES EL CÓLICO DEL LACTANTE?

El cólico del lactante es un síndrome típico que suele manifestarse desde el nacimiento y durante los primeros meses de vida en lactantes sanos, se caracteriza por un llanto intenso, prolongado e inconsolable. Esta situación, puede llegar a provocar en los padres un sentimiento profundo de angustia y desolación, que los lleva en muchos casos a visitar al pediatra. Todavía, es un problema bastante común ya que puede afectar a un 40% de los bebés hasta los 4 meses. Las causas de los cólicos siguen siendo un gran misterio y existe mucha información al respecto, en cambio aún no se dispone de las respuestas para satisfacer las inquietudes de padres y profesionales. Con el objetivo de aclarar la etiología, diagnóstico y tratamientos de los cólicos vamos a analizar los datos disponibles actualmente.

¿CÓMO SABER SI UN BEBÉ SUFRE DE CÓLICOS?

Los criterios que se suelen aplicar con más frecuencia a la hora de diagnosticar el cólico del lactante se denominan reglas de Wessel o “regla del 3”, y se basan en 3 criterios simples y precisos:

  1. Llanto con duración de más de 3 horas diarias.
  2. Más de 3 días a la semana.
  3. Más de 3 semanas, en un bebé sano y correctamente alimentado.

Por otra parte, se representan otros síntomas que también son muy característicos y que pueden ayudar a diferenciar un episodio de cólico, de un llanto “normal”.

Llanto inconsolable de más de 3h diarias, 3 días a la semana durante al menos 3 semanas.

Bebé con signos de angustia y tensión que se produce como una contracción tónica generalizada.

Rostro enrojecido debido a la duración prolongada del llanto y la imposibilidad de consuelo.

Piernas flexionadas sobre el abdomen, es un gesto muy característico de los bebés que padecen de cólicos.

Distensión abdominal: el bebé presenta más gases de lo habitual y tiene la barriga hinchada.

Recomendación importante:

Si él bebé presenta otro tipo de síntomas de los mencionados anteriormente como pueden ser diarrea, fiebre o vómitos, es recomendable acudir a un especialista, pues puede tratarse de un problema más grave.

¿Cuáles son las causas del cólico del lactante?

El cólico es un trastorno conocido por los profesionales de la salud desde hace muchos años y a lo largo del tiempo se han formulado muchas teorías sobre su etiología, pero en muchos casos estas teorías no se han podido relacionar directamente como causas de este problema.

Muchos estudios han intentado determinar las posibles causas de la aparición de los cólicos en los recién nacidos y las más consideradas son:

  • CAUSAS PSICOLÓGICAS Y SOCIALES: La situación de estrés originada por el llanto constante, o por un inadecuado manejo del bebé a manos de padres inexpertos puede ser una de las causas de los cólicos. Cabe mencionar, que el trato a los bebes puede difierir de acuerdo con la cultura del país.
  • CAUSAS DIETÉTICAS: La aparición de cólicos puede deberse al tipo de leche ingerida, al tipo de dieta que sigue la madre durante la lactancia o incluso a algún tipo de alergia alimentaria. La única de estas hipótesis que se ha demostrado es la referente a las alergias alimentarias, pero estas situaciones son casos aislados con complicaciones más severas y que se diagnostican después de realizar pruebas específicas.
  • CAUSAS NEUROLÓGICAS: También se ha culpado a la inmadurez del sistema nervioso del recién nacido de ser el causante de los episodios de cólicos, sugiriendo que el llanto del bebé es un proceso totalmente natural aunque su duración e intensidad puedan ser excesivos.

Finalmente, estudios científicos recientes han establecido que la causa del cólico, en la gran mayoría de los lactantes tiene un origen gastrointestinal y se debe principalmente a la inmadurez del tracto digestivo del recién nacido, que condiciona la absorción de nutrientes. Una situación frecuente que se verifica en los lactantes, es la baja producción endógena de enzima lactasa que impide la hidrolización óptima de toda la lactosa. La suplementación con enzima lactasa ayuda a mejorar el proceso de hidrolización de la lactosa, y por consecuente, corrige el problema causante de los cólicos.

Otras formas de tratar los cólicos

Existen otras posibilidades que pueden ayudar a aliviar los síntomas de los cólicos y que podemos agrupar en 3 categorías:

  1. CAMBIOS EN LA DIETA: Se trataría de aumentar el aporte de agua y fibras en la dieta del bebé, o bien cambiar la leche materna o de fórmula por leche de soja. Estás intervenciones pueden ser efectivas, pero los cambios en la dieta solamente empiezan a partir de los 5 meses que es cuando los cólicos prácticamente desaparecen.
  2. TRATAMIENTOS FARMACOLÓGICOS:  Se utilizan algunos fármacos como la dimeticona, simeticona o anti-espasmódicos (Propinoxato), que consiguen una mejoría en algunos casos. Todavía, este tipo de tratamientos presenta algunos efectos secundarios por lo que no se recomienda su uso.
  3. EXTRACTOS DE HIERBAS (INFUSIONES): Han demostrado cierta eficacia en la reducción de la ansiedad, aunque estos productos no actúan a nivel gastrointestinal por lo que en el caso de cólicos provocados por deficiencia transitoria de lactasa no son efectivos.