¿SERÁN CÓLICOS?

Llantos repentinos y persistentes, barriga hinchada y dura, piernas encogidas hacía el abdomen, cara enrojecida, señales de tensión y malestar… Si un bebé presenta alguno de estos síntomas con frecuencia es muy probable que esté padeciendo un cólico del lactante.

Los cólicos son un trastorno común que pueden afectar a un 40% de los recién nacidos, por lo que muchos padres pasan por esta situación tan complicada. No hay nada más frustrante para los padres que ver a su bebé llorar por los cólicos sin poderlo consolar y por esta razón buscan la mejor solución para resolver este problema y quedarse más tranquilos.